El Gobierno, la fuerza pública y la Fiscalía coinciden en que volver a las fumigaciones con glifosato es el camino para erradicar la coca.


Por: Damián Landínez

 

Un año y ocho meses después de que la Corte Constitucional estableciera las seis condiciones para el regreso de la aspersión aérea con glifosato, Blu Radio conoció que ese proceso esta varado y el único que está avanzando es la modificación del Plan de Manejo Ambiental que le entregó la Policía al ANLA, un punto que ni siquiera está entre lo exigido por el alto tribunal.

La primera condición que dio el alto tribunal a mediados de diciembre de 2018 era que se debía regular la aspersión aérea por un órgano diferente al que va a ejecutar el programa, en este caso la Policía, pero en la página del Observatorio de Drogas no se han expedido normas con ese concepto.

El segundo punto estaba a cargo del Ministerio de Salud y el Ministerio de Ambiente, quienes se debían encargar de estudiar los impactos a las comunidades que podría generar la fumigación con glifosato. Fuentes del Gobierno confirmaron que ese proceso se está desarrollando en la actualidad, pero se estima que hasta diciembre puedan tener los resultados de esos análisis.

De acuerdo con los resultados de esos estudios aparece la tercera condición. Con esas conclusiones se debería generar un sistema de alerta temprana para que funcione, así que, sin las conclusiones de esos análisis, se ha retrasado la creación de esa herramienta que debería tener participación de las autoridades locales.

El cuarto punto exigido por la Corte Constitucional para el regreso de la aspersión da cuenta de que se debe tener rigor, calidad e imparcialidad o que haya evidencia científica para la toma de decisiones teniendo en cuenta las condiciones uno y dos, pero como estás están inconclusas se retrasa el desarrollo de esa característica.

Fuentes del ANLA consultadas por BLU Radio y comunidades en los territorios donde se empieza a socializar el Plan de Manejo Ambiental han confirmado que la quinta condición relacionada con la existencia de un procedimiento de quejas que deben ser recibidas por una entidad diferente a la que lo ejecuta también esta varada.

La sexta condición está relacionada con “evidencia objetiva y concluyente que demuestre ausencia de daño para la salud y el medio ambiente”, pero como esos estudios siguen en proceso, pues se convierte en otro punto que hasta el momento no se ha podido cumplir y el regreso de la aspersión con glifosato contra los cultivos ilícitos no tiene éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *